En la limpieza del pavimento en lugares que puedan estar afectados por el Coronavirus el primer paso es despejar la sala de elementos del mobiliario que puedan molestar, situándolos en la parte central, y retirar la suciedad grosera que pueda haber primero en las superficies, y luego en el suelo. Siguiendo la técnica del cubo doble, se preparan diluciones de limpieza (detergente neutro TP 16 al 1%, es decir, 100 ml por cada litro) en uno de los cubos, y se escurre y aclara en el otro, que contiene únicamente agua clara para mantener lo más limpia posible el lado del cubo de la dilución. En el caso del pavimento se empleará un carro con cubo doble y prensa escurridora movible de un cubo a otro (la primera vez que se escurre el mocho de microfibra, para prepararlo antes de emplearlo en el suelo, estará sobre el cubo de la dilución. Después, siempre sobre el cubo del agua limpia para aclarar). En el caso de las superficies, se emplearán cubos pequeños para la las diluciones, y cubo normal para el agua de aclarado, además de bayeta de microfibra. Todo debe secarse al aire.

El segundo paso sería la aplicación de agua limpia tanto a techos, primero, como a superficies, después, para aclarar los restos del detergente.

Por último, en la fase de desinfección, se llena un cubo de gel hidroalcohólico puro sin diluir. Se humedece la bayeta en el caso de las superficies y la mopa en el de los suelos. Se escurre y se aplica directamente sobre los diferentes elementos.