La limpieza de los colegios es una de las áreas en las que las instituciones públicas están ejerciendo mayor control para poner freno a la pandemia de COVID 19. Los métodos de desinfección todos sus espacios mediante biocidas se están arbitrando a través de la imposición de una serie de pautas obligatorias.

Para que este seguimiento sea lo más eficaz posible, la Orden 1035/2020 de 29 de agosto de la Consejería de Sanidad de Madrid indica que todos los centros educativos de la Comunidad tienen que designar un coordinador para todo lo relacionado con el COVID 19. Éste estará familiarizado con la documentación pertinente y se cerciorará de que se cumpla lo siguiente:

– limpieza y desinfección de las instalaciones al menos una vez al día al finalizar el horario de apertura. Ésta debe reforzarse en los espacios de uso común más intenso y en superficies de contacto frecuente (suelos, pomos, interruptores, mesas, pasamanos, teléfonos, perchas, teclados, etc.).

– limpieza y desinfección en cada cambio de turno de los puestos de trabajo y de aulas, comedor u otros espacios cuando cambie el alumnado.

– uso de diluciones de lejía (1:50) recién preparada o cualquiera de los desinfectantes con actividad viricida autorizado por el Ministerio de Sanidad.

– ventilación frecuente

– limpieza de papeleras con tapa y pedal y vigilancia de disponibilidad de jabón, papel de secado y gel hidroalcohólico.

– recogida de materiales para evitar contactos accidentales.

– retirada del polvo en las mesas u objetos con agua y jabón y no con trapos secos.

– aspirado de suelos en lugar de barrido para no levantar polvo.

– desechado de materiales y equipos de protección de un solo uso (mascarillas y guantes) tras cada limpieza.