La normativa que debe seguir una empresa de limpieza para industria alimentaria en Madrid tiene sus fundamentos en el artículo 43 de la Constitución Española. Éste atribuye a los Poderes Públicos las competencias para velar por la salud pública aplicando medidas preventivas.

Cada Comunidad Autónoma cuenta con su propia guía de normas de higiene para cada sector de la economía. En el caso de la Comunidad de Madrid, su Ley 12/2001 de Ordenación Sanitaria atribuye a la Dirección General del departamento de Salud Pública competencias relativas al control oficial de la higiene y la seguridad alimentaria en la región. En la actualidad está vigente de forma plurianual el Plan Regional de Control de la Seguridad Alimentaria 2016-2020, que sigue las directrices del Plan Nacional de Control Oficial de la Cadena Alimentaria (PNCOCA) 2016-2020,1.

A nivel europeo encontramos dos documentos importantes que toda empresa de limpieza profesional en Madrid debe tener en cuenta igualmente: el Reglamento (CE) 852/2004 sobre higiene de los alimentos y el Reglamento (CE) 853/2004 sobre higiene de los alimentos de origen animal. Desde los años 90 la normativa europea exige que las empresas alimentarias implanten sus propios sistemas de control interno que tengan como base el APPCC, es decir, el análisis de peligros y puntos de control críticos. En ese sentido, la contratación de empresas externas de limpieza profesional capaces de gestionar ese control es una de las opciones que más garantías ofrece.

Por último, por encima de todas las normativas sobre medidas de higiene está el llamado Codex Alimentarius, en el que están compiladas todas las normas, Códigos de Comportamientos, Directrices y Recomendaciones del más alto organismo internacional en materia de normas de alimentación: la Comisión del Codex Alimentarius, que sirve de apoyo a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y a la Organización Mundial de la Salud (OMS).